PROYECTO DE REGLAMENTO DE INTERVENCIONES ARQUEOLÓGICAS

PROYECTO DE REGLAMENTO DE INTERVENCIONES ARQUEOLÓGICAS

3.   Sistemas de inventario, almacenaje y embalaje de acuerdo al artículo 87°.

 ARTÍCULO 58º

En lo referente a la difusión, deberá señalarse explícitamente:

a. Planes respecto a la difusión de los resultados del proyecto.

ARTÍCULO 59º

Los Proyectos de Rescate Arqueológico es una intervención de Excavación Intensiva que debe ser formulada como última medida dentro de proyectos de desarrollo. Están referidos a trabajos de ex­cavación en el área total o parcial de aquellos monumentos prehispánicos que sean desafectados o redelimitados por el Ministerio de Cultura, bajo las restricciones establecidas en el presente reglamento. Los monumentos posibles de este tipo de intervención son los Elementos Arqueológicos Aislados, además de otros monumentos considerados de Intervención Arqueológica Directa, permitidos únicamente por afectación de obras que tengan el carác­ter de necesidad y/o prioridad nacional expresamente declarados en un Decreto Supremo ó que sean ineludibles por razones técnicas de ingeniería, corroborados en campo por el Ministerio de Cultura.

Están excluidos, de este tipo de proyectos de Rescate, aquellos tipos de monumentos graduados como de Intervención Arqueológica Limitada, según lo estipulado en el artículo 17° del presente reglamento.

Finalmente, es requisito previo, para solicitar un Rescate Arqueológico, haberse realizado un PIA de Evaluación.

Los proyectos de Rescate Arqueológico serán tramitados en la sede central del Ministerio de Cultura, autorizados y supervisados por la Dirección de Arqueología.

 

ARTÍCULO 60°

Para los proyectos de intervenciones arqueológicas que tengan como finalidad el rescate de un monumento, se deberá presentar la siguiente información adicional:

a. Agregar, en el capítulo de Generalidades, información sobre las Intervenciones Arqueológicas realizadas con anteriori­dad a la persona natural o jurídica que contrata los trabajos.

b. En la Metodología se deberá describir de manera clara el sistema de registro gráfico, fotográfico y escrito de cada elemento arquitectónico a ser desmontado.

c. Anexar un Informe, con sustento técnico de ingeniería, que pruebe lo ineludible de realizar variantes de la obra civil.

d. Indicar las medidas de mitigación por compensación que asumirá el Director o la Entidad y la empresa contratista, de ser el caso.

d. De ser el caso, copia del Decreto Supremo que lo declara de necesidad y/o prioridad nacional.

e. Copia de la Resolución aprobatoria de la IA anterior.

f. Compromiso y/o convenio firmado con el Ministerio de Cultura para la contratación de un Supervisor Técnico de la Dirección de Arqueología durante toda el tiempo que dure los trabajos de campo del PIA.

 

ARTÍCULO 61°

Las intervenciones de emergencia son una variante de un procedimiento de Excavación Intensiva, que presentan la característica de ser ejecutada con un alto grado de urgencia, y están referidas a los trabajos de recuperación de elementos e información arqueológica en peligro de ser destruido, tanto por acciden­tes o desastres naturales, como por actividad humana que los estén afectando.

Las intervenciones de Emergencia serán asumidas por el Ministerio de Cultura en caso que la afectación sea por factores naturales. Si dicha afectación es originada por factores humanos, los responsables de las mismas deberán asumir los costos de la intervención respectiva, sin perjuicio de las sanciones que impongan.

Para las intervenciones de emergencia, se requiere sólo la notificación de alguna dependencia interna, local o regional del Ministerio de Cultura, para que el bien sea declarado en Emergencia, por la Dirección de Arqueología y se produzca la inmediata IA por parte de la Dirección de Arqueología.

 

ARTÍCULO 62º 

La Supervisión y Evaluación técnica de campo será permanente durante los trabajos del PIA de Rescate, para lo cual el recurrente tendrá que costear los gastos de contratación de un arqueólogo supervisor de la Dirección de Arqueología. El supervisor, al final de la IA, elaborará un acta recomendando el procedimiento a seguir, respecto a las evidencias arqueológicas expuestas, siendo estas posibilidades: 1. Desmontaje y traslado ó el 2. Desmontaje y la liberación en caso de obras intrusivas que implique excavación y remoción de terreno y 3. Cobertura y protección, de tratarse de obras de ingeniería no intrusivas.

Para proceder a dichas acciones el Director o Entidad tendrá que acogerse ha lo recomendando por el supervisor y entregar un expediente que cuente con:

–      Informe Resumen de los resultados obtenidos en el proyecto de rescate

–      Acta de Supervisión

–      Plan de Monitoreo

Este expediente será aprobado en un plazo máximo de 10 días, salvo alguna observación del Ministerio de Cultura, lo que permitirá al Director o la Entidad proceder con las acciones planeadas.

 

ARTÍCULO 63º

El Director del PIA está obligado a entregar un informe final, en los plazos señalados por la resolución, deberá consignar los puntos señalados en los artículos 31 y 51°.

En los PIA de Rescate se deberá incluir la siguiente información adicional:

– Un registro gráfico (planos de planta y secciones) y fotográfico del proceso final de intervención en las evidencias arqueológicas.

 

 

 

  1. DE LOS PROYECTOS DE CONSERVACION Y/O RESTAURACION[1]

 

Artículo 64º

La ejecución de un PIA de Conservación de un monumento debe basarse en el principio de mínima intervención. La Restauración de un monumento debe ser un procedimiento ocasional, salvo la necesidad de estabilizar el monumento o para casos de su Puesta en Valor. Este proceso se deberá realizar sin que ello desvirtúe la originalidad y autenticidad del monumento[2]. Estos PIA deben ser ejecutados por profesionales competentes, donde la metodología y las técnicas usadas deben ser controladas de forma estricta.[3]

Artículo 65º

Los proyectos con fines de Conservación y Restauración de un monumento deberán consignar, además de lo estipulado en el artículo 49°, los siguientes requisitos:

  1. Formulario de PIA de Conservación y Restauración.
  2. Memoria Descriptiva que incluya la siguiente información:

b1. Reseña de las intervenciones previas, en temas de conservación y/o restauración.

b2. Diagnóstico del monumento a intervenir, que considere los siguientes puntos:

  • Sectorización, descripción arquitectónica y breve identificación del sistema o sistemas constructivos (materiales, técnicas y elementos constructivos) y su comportamiento estructural.
  • Identificación de patologías (lesiones), las causas y factores del deterioro de los sectores del monumento.
  • Imágenes diagnósticas del estado de conservación del monumento.
  • Dibujos de elevaciones y cortes antes de su intervención, a nivel muestral, en el caso que se planee realizar actividades de reintegración de elementos arquitectónicos.

b3. Breve sustentación del marco teórico de la intervención.

b4. Descripción del plan de conservación y/o restauración:

  • El director del proyecto deberá ser un profesional en arqueología con experiencia en conservación, y/o contar con un Conservador debidamente acreditado, adjuntando su currículum vitae.
  • Enumeración de las fases de conservación, incluyendo trabajos de campo, gabinete y/o laboratorio y preparación del informe; indicando la duración estimada de cada fase de los trabajos en forma de cronograma.

b5. Descripción detallada de la metodología operativa y lineamientos técnicos a emplearse durante los trabajos de conservación:

  • Descripción de las actividades a realizarse antes, durante y después de los trabajos de campo de conservación, de acuerdo a cada una de las fases establecidas.
  • Sustentación de las técnicas, materiales a emplearse, indicando la carga a recibir por las intervenciones a ser propuestas, consignando las proporciones de los materiales y metrajes aproximados de la intervención (m² y m³).
  • Para el caso de implementación de coberturas se incluirá la memoria descriptiva con las especificaciones técnicas de diseño y estructura, con el debido sustento técnico y acorde con el entorno paisajístico del monumento.
  • Presupuesto analítico del costo del proceso de conservación y protección del monumento.

c.  Anexos

  •  Bibliografía de conservación que sustente la intervención planteada.
  •  Modelo de las fichas técnicas de investigación y conservación.
  •  Planos tanto de ubicación como perimétricos del o los monumentos a intervenir.

 

ARTÍCULO 66º

Una vez culminada la intervención arqueológica de Conservación y/o Restauración, el Director o Entidad está obligado a entregar un informe que cuente con los mismos puntos señalados en los artículos 31° y 51° del presente reglamento, incluyendo la siguiente información adicional:

  1. Descripción del proceso de conservación del o los monumentos intervenidos, así como las fases y metas, en campo, como en gabinete y/o laboratorio.
  2. Descripción de la metodología y técnicas empleadas en el proceso de conservación, protección y puesta en valor y protección efectuado en el o los monumentos arqueológicos.
  3. Análisis y diagnóstico final de las patologías y las causas de origen (agentes y factores intrínsecos y extrínsecos de degrado) del o los monumentos arqueológicos.
  4. Detalle de las áreas de intervención y las actividades realizadas, las cuales deberán acompañarse de la documentación técnica y del material gráfico, fotográfico y escrito, impreso y electrónico siguiente:
  • Reseña del proceso de intervención
  • Fichas de documentación técnica de las estructuras
  1. Recomendaciones para la preservación y mantenimiento del o los monumentos.
  2. Bibliografía
  3. Planos de elevación y cortes de las estructuras, anterior y posterior a la intervención en una escala apropiada para el monumento.

 

  1. PROYECTOS DE PUESTA EN VALOR Y ACONDICIONAMIENTO TURISTICO[4]

 

ARTÍCULO 67º

Poner en valor de un bien arqueológico, histórico y paleontológico, es un procedimiento multidisciplinario que corresponde a su habilitación en las condiciones objetivas y ambientales que, sin desvirtuar su naturaleza, resalten sus características y permitan su óptimo aprovechamiento como recurso turístico.

Toda puesta en valor de un monumento prehispánico se realiza en función de contribuir al desarrollo sostenible de una localidad y/o región donde se ubica el patrimonio cultural.

Esta modalidad de proyecto reúne varias etapas de intervenciones arqueológicas y otras especializadas, vinculadas entre sí dentro de un solo procedimiento y por lo que su solicitud debe presentarse tomando en cuenta los requisitos necesarios para cada modalidad que sea solicitada.

 

ARTÍCULO 68º

Todo proyecto de Puesta en Valor y Acondicionamiento Turístico debe contar con la siguiente información:

  1. Formulario del PIA Puesta en Valor y Acondicionamiento Turístico
  2. Memoria Descriptiva que incluya la siguiente información:

b1. Aspectos generales:

– Generalidades.

– Antecedentes Arqueológicos y de demás intervenciones del monumento y/o área a intervenir

– El problema que intenta resolver y las causas que motivan el proyecto

– El objetivo central y los objetivos secundarios del proyecto

b2. Diagnóstico del Proyecto

– Breve situación socioeconómica de la localidad en la que se circunscribe el proyecto

– Situación del Turismo en el ámbito del proyecto, que incluya un diagnóstico de visitantes, infraestructura y servicios turísticos existente

– Potencial turístico del monumento o área particular a intervenir

– Descripción arqueológica sectorizada del monumento o conjunto

– Estado de conservación de los restos arqueológicos relacionado al proyecto

b3. Formulación del proyecto

– Cronograma a nivel de Inversión y Operación / Mantenimiento.

– Secuencia de etapas y actividades a ser ejecutadas en el proyecto que considere las distintas fases del mismo, como la Investigación, Conservación, Restauración e Implementación Turística.

– Equipo técnico profesional, que como mínimo este liderado por un profesional en Arqueología y un Conservador. Además, dependiendo del tipo de intervención, debe considerarse la participación de un Ingeniero Civil, de preferencia Estructural, un Arquitecto, un especialista en Turismo o un Comunicador Social o un Antropólogo, además de personal técnico como topógrafo, dibujantes, y los que el proyecto considere convenientes.

– Métodos, técnicas y materiales para la intervención, que considere las distintas etapas del proyecto.

– Costos del proyecto a nivel de Inversión y Operación / Mantenimiento.

– Justificación técnica y social de la viabilidad del proyecto

b4. Documentación planimétrica que incluya plano de ubicación, plano perimétrico, planos y cortes de los trabajos de restauración y obras civiles a realizar, siguiendo los lineamientos técnicos señalados en el artículo 23°.

b5. Cartas anexas señaladas en el artículo 23º.

ARTÍCULO 69º

Para los proyectos que consideren entre sus etapas, IA como excavaciones arqueológicas, conservación y restauración, deberán considerar los requisitos solicitados para cada uno de ellos señalados en el presente reglamento.

 

ARTÍCULO 70º

Para aquellos monumentos prehispánicos que sean considerados para su puesta en valor y/o uso social, el proyecto debe considerar la elaboración de un instrumento de gestión del monumento que tome en cuenta las indicaciones señaladas en los artículos 99-103°, la misma que deberá ser presentado previo al inicio de la fase de Operación y Mantenimiento del monumento.

 

ARTÍCULO 71º

Una vez culminada el PIA con fines de Puesta en Valor y Acondicionamiento Turístico, el Director está obligado a entregar un informe que como mínimo cuente con los mismos puntos señalados en los artículos 31°, 51° y 66°  del presente reglamento.

 

 

 

  1. DE LOS PROGRAMAS INTEGRALES DE INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA

 

Artículo 72º

Los Programas Integrales son intervenciones multidiciplinarias que involucran un valle o una región determinada o un monumento sobresaliente y representan investigaciones programadas para largo plazo.

 

Artículo 73°

Para solicitar ser reconocido como Programa Integral de Investigación Arqueológica se debe contar con alguna modalidad de Proyecto de Intervención Arqueológica continua de al menos dos años o proyectadas para más de dos años, demostrar contar con personal científico y multidiciplinario, así como comprobar solvencia económica para sustentar un proyecto de largo plazo no menor de dos años.

La demostración del sustento económico, que avala el Programa, podría ser: Becas de investigación para todo el tiempo señalado, proyectos de inversión pública (hoja SNIP) o privada (carta aval o convenio), ser parte de una Unidad Ejecutora creada para la Investigación, Conservación y/o Puesta en Valor de un determinado monumento u otros documentos sustentatorios.

 

Artículo 74º

El Programa Integral de Investigación puede reunir varias Intervenciones Arqueológicas dentro de un solo procedimiento y por tanto su solicitud debe consignarse tomando en cuenta los requisitos necesarios para cada modalidad que sea solicitada.

El Programa será autorizado, con Resolución Directoral de la Dirección de Arqueología, por un período de hasta cinco (5) años.

Este programa no podrá devenir en intervenciones que tengan como finalidad la obtención del CIRA, excepto cuando este procedimiento sea necesario como parte del Plan Maestro o de Manejo del entorno del monumento.

De la misma forma a la entrega del informe final deberá hacer llegar toda la información requerirá, en el presente reglamento, para el tipo de intervención arqueológica que se hubiera ejecutado.

 

 

 

 

 

 

XIII. De los Planes de Monitoreo arqueológico

 

Artículo 75º

Los Planes de Monitoreo Arqueológico se aplicarán en el marco de obras civiles y/o proyectos de desarrollo, que involucren patrimonio arqueológico, histórico y paleontológico, ubicado dentro o en colindancia a su área de influencia, con el fin de prevenir impactos negativos a los mismos. La conducción de los planes de monitoreo deberá estar a cargo de un profesional peruano de Arqueología o una Entidad con RNA.

 

Artículo 76°

Los Planes de Monitoreo se ejecutarán como consecuencia de intervenciones arqueológicas previas y/o luego de haber obtenido el CIRA. Las autorizaciones para la ejecución de los planes de monitoreo serán otorgadas por la Dirección de Arqueología. El período de duración de los monitoreos arqueológicos estará supeditado al lapso que duren todas las obras, actividades y/o planes de desarrollo.

 

Artículo 77°

Si durante la ejecución de las obras se registran hallazgos fortuitos como elementos arqueológicos de carácter aislado y descontextualizado, se podrán efectuar excavaciones con fines de descarte o comprobación de la naturaleza arqueológica. En el caso se reporte nuevos monumentos arqueológicos se notificará al Ministerio de Cultura quien recomendará las medidas de mitigación que se deberá asumir.

 

Artículo 78°

Para solicitar autorización, se requiere presentar lo siguiente:

a. Formulario de PIA de Monitoreo Arqueológico.

b. Plan de Monitoreo Arqueológico que incluya como mínimo lo siguiente:

b1. Fines y objetivos del Plan de Monitoreo Arqueológico.

b2. Plan de los trabajos a ejecutarse que deberá incluirse:

– Relación del personal participante, incluyendo su grado profesional y la función de cada miembro del equipo.

– Enumeración de las fases de trabajo indicando la duración estimada de cada una en forma de cronograma.

– Sistema de registro, inventario, análisis, embalaje y entre del material al Ministerio de Cultura.

– Plan de Contingencia

– Medidas de mitigación y/o prevención: Señalización y delimitación de hallazgos fortuitos y/o monumentos arqueológicos asociados a las obras

– Fichas de control de monitoreo arqueológico

c. Carta anexas señaladas en el artículo 23º.

d. Recibo de pago correspondiente, de acuerdo al T.U.P.A. del Ministerio de Cultura, por derecho de presentación y revisión, que será equivalente al de presentación de un proyecto de evaluación.

e. Planos de la zona de las obras según lo estipulado en el artículo 31º.

f. Láminas fotográficas representativas.

 

ARTÍCULO 79º

Una vez culminada la intervención arqueológica y luego de la supervisión de campo por parte del Ministerio de Cultura, el Director del Plan de monitoreo está obligado a entregar un informe final, que deberá contar con los puntos estipulados en el artículo 31º y adicionalmente:

a. Descripción de las medidas de Mitigación aplicadas y explicación de las evidencias encontradas.

b. Copias de las fichas del programa de inducción arqueológica, debidamente firmadas por los responsables y por el personal de la obra, que acrediten la participación en dichas charlas arqueológicas.

c. Copias de las fichas de control de monitoreo arqueológico, en el caso se hubieran reportado evidencias de hallazgos fortuitos.

 

ARTÍCULO 80º

De no registrar evidencias culturales concluirá el procedimiento haciendo entrega de una Declaración Jurada, donde el Director manifieste la inexistencia de monumentos y hallazgos fortuitos durante sus labores y anexando las fichas de inducción, el registro de fotos y el acta de supervisión.

 

 

 

XIV. DE LOS PLANES INTEGRALES DE MONITOREO ARQUEOLÓGICO

 

Artículo 81°

Los Planes Integrales de Monitoreo están contemplados sobre aquellos proyectos de inversión pública declarados de necesidad nacional y/o ejecución prioritaria[5], aquellos provenientes de trámites inconclusos de la gestión del Instituto Nacional de Cultura y los ubicados en zonas boscosas de difícil acceso. Las autorizaciones para la ejecución de los planes de monitoreo serán por Resolución Directoral de la Dirección de Arqueología. El período de duración de los monitoreos arqueológicos estará supeditado al lapso que duren todas las obras, actividades y/o proyectos de desarrollo.

 

Artículo 82°

El Plan Integral de Monitoreo reúne varias intervenciones arqueológicas dentro de un solo procedimiento, por lo que en su solicitud deberá consignarse todos los requisitos necesarios para cada modalidad que sea solicitada, que pueden ser además del Plan de Monitoreo, un PIA de Reconocimiento Superficial y un PIA de Evaluación.

 

Artículo 83°

Al igual que lo estipulado en el artículo 77°, en el caso de registrar hallazgos fortuitos se podrán realizar intervenciones de descarte, pero además de corroborarse su naturaleza como monumento arqueológico, se podrán efectuar excavaciones con fines de descarte, establecer la delimitación y medir el potencial arqueológico. No se contemplaran trabajos con fines de rescate arqueológico.

 

ARTÍCULO 84º

Para el caso de los Informes finales de Planes Integrales de Monitoreo se deberán presentar los mismos considerandos solicitados para los informes finales de Proyectos de Monitoreos Arqueológicos.

 

 

 

  1. PERMISOS, INVENTARIO Y ESTUDIO SOBRE FONDOS MUSEOGRAFICOS

 

ARTÍCULO 85º

Todo bien mueble, que proviene de un PIA, forma parte de la colección del mismo hasta que no sea entregado al Ministerio de Cultura, el mismo que decidirá qué museo en el país asumirá la custodia por dos años hasta su paso permanente como fondo museográfico.

 

ARTÍCULO 86º

Se considera precedente que profesionales o entidades debidamente inscritas en el RNA, y que comprobadamente cuentan con las instalaciones necesarias para laboratorio y depósitos, supervisados por el Ministerio de Cultura, puedan solicitar la custodia de los bienes muebles no museables para fines de conservación y/o investigación. El Ministerio de Cultura es la encargada de definir qué bienes son museables o no.

 

ARTÍCULO 87º Entrega de materiales

El procedimiento de entrega de materiales arqueológicos deberá considerar:

– Inventario general impreso por duplicado y en digital, en formato .xls, usando la Ficha Oficial de Inventario de Materiales de Proyectos Arqueológicos.

– El listado sugerido de piezas que se consideran museables, con la inclusión de imágenes en versión digital.

– Los materiales deberá estar debidamente rotulados, evitando que no altere significativamente la pieza arqueológica, en caso contrario sólo considerar una etiqueta.

– Todo el material debe estar etiquetado, embolsado y colocado en cajas.

– De acuerdo del tipo de material serán embalados en envases nuevos.

Las especificaciones del caso para la entrega correcta, de cada tipo de material, será normado por el Ministerio de Cultura.

 

ARTÍCULO 88º

El supervisor del proyecto o persona encargada de la entidad depositaria estará a cargo de la recepción y/o verificación del material entregado, firmando un acta de conformidad.

Los trámites, depósito y/o recojo del material estará a cargo del Director del PIA o excepcionalmente el Arqueólogo Residente con una carta poder simple explicando las causas de la ausencia del Director.

 

ARTÍCULO 89º Estudios sobre Fondos Museográficos

Cuando el bien es parte del fondo museográfico del Ministerio de Cultura, éste puede ser intervenido directamente por permiso del Museo a cargo del fondo o mediante un PIA independiente, que deberá ser presentado por un Director o una Entidad con RNA a la Dirección de Museos y Bienes Muebles del Ministerio de Cultura.

Para tal decisión, el interesado hará llegar una solicitud al museo depositario del bien mueble, cuyo encargado decidirá si los estudios procederán de manera directa o através de un PIA. El criterio más importante para decidir que sea considerado como un PIA será si se trata de un espécimen único o el estudio sobre una muestra mayor o representar una colección relevante para el fondo, bajo criterio del Museo.

En el caso de estudiantes, se requerirá una carta de presentación de la entidad a la que pertenezca ó del profesional en arqueología que asesora la investigación. Los estudiantes estarán bajo tutoría de un especialista de la entidad, además deberán entregar, como parte de los requisitos del proyecto, una carta de compromiso de entrega de  una copia del producto de su investigación y sólo podrán acceder a la intervención directa en el museo.

 

ARTÍCULO 90º

Para el caso de solicitar la elaboración de un PIA sobre fondos museográficos tendrá que cumplirse con la entrega de la siguiente información:

1. Formulario de PIA de Estudios sobre Fondos Museográficos.

2. Propuesta de intervención que considere, objetivos, fases de trabajo, cronograma, metodología y técnicas ha ser empleadas en los análisis (donde se especifique si la naturaleza análisis es no destructiva, semi destructiva o destructivo).

3. Personal del proyecto que incluya un especialista para cada tipo de material a ser analizado, que no necesariamente tiene que ser arqueólogo. Para tales casos se deberá anexar el currículum vítae de cada especialista.

4. Carta de compromiso suscrita por el Director del proyecto responsabilizándose de los eventuales daños y perjuicios que se produzcan durante la intervención.

5. Carta de compromiso de la entrega del Informe técnico científico y publicaciones derivadas de los resultados a la Dirección de Arqueología, al Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAH) y demás entidades competentes que se establezca en la resolución aprobatoria.

6. Carta de compromiso de no patentar secuencias, codificantes o no codificantes, de ADN y de que la información proveniente de investigaciones bioarqueológicas no serán usadas en invención tecnológica, ni ingeniería genética sin autorización expresa del Ministerio de Cultura.

7. Comprobante de pago por la Intervención Arqueológica, que de ser el caso incluya la toma de fotografías.

8. Contar con carnet de investigador (según TUPA).

El expediente será revisado por las áreas técnicas de la Dirección de Museos y Bienes Muebles del Ministerio de Cultura y aprobado por la Dirección General de Patrimonio Cultural.

 

ARTÍCULO 91º Extracción de muestras en el análisis de los bienes muebles

La extracción de muestras con fines de investigación o conservación de un bien mueble, en el caso de colecciones o fondos museográficos, se considera procedente y su autorización deberá ser resuelta en diez días o de lo contrario será aprobado automáticamente. Se debe tener en cuenta los siguientes criterios:

1. Justificación técnica para la extracción, en la que se debe especificar si la muestra será sometida a análisis no destructivos. En casos de realizar análisis destructivos, que tengan la debida aprobación del Ministerio, se deberán realizar replicas en yeso o silicona, replicas que serán entregadas mediante acta de entrega-recepción al Museo. En los casos de análisis de ADN que involucran dientes, las coronas de los mismos deberán retornar. En caso los análisis hayan sido semidestructivos; adjuntar acta de entrega-recepción emitido por el Museo e indicación del depósito de los remanentes de las muestras.

2. No se podrá extraer muestra sobre piezas únicas.

3. Se podrá extraer muestras de piezas fragmentadas, incompletas o fracturadas. Solo bajo autorización expresa del Ministerio de Cultura se podrá tomar muestra de una pieza arqueológica completa, la misma que al término del análisis no destructivo deberá ser repuesta la muestra y restaurada la pieza, en ambos casos por el conservador del proyecto.

4. En caso de extraer muestras de bienes muebles se debe informar al Ministerio de Cultura lo siguiente:

– El peso total de cada muestra no deben exceder 5 gramos.

– Si se realizan cortes histológicos de las muestras para exportar, las placas que de ellas se obtengan deberán retornaran al país y serán entregadas al MNAAHP con su respetivo protocolo.

– Registro fotográfico y técnico de las muestras cuyo análisis sea de carácter destructivo.

– Presentar un dibujo técnico de la pieza, indicando los lugares de donde se ha extraído la(s) muestra(s).

 

ARTÍCULO 92º Traslado dentro del territorio nacional

El Director o Entidad, a cargo del PIA, podrá solicitar, a la sede del Ministerio de Cultura que autorizó el PIA, el traslado de la colección proveniente de su proyecto, a nivel nacional, para fines de investigación, restauración y/o préstamo temporal para exposición, tomando las medidas necesarias para salvaguardar su integridad. La autorización deberá ser resuelta en un plazo de diez días o de lo contrario se considera aprobado automáticamente.

Para obtener el permiso del traslado de los bienes se deberá entregar:

1. Justificación técnica para el traslado.

2. Carta del laboratorio o entidad que acogerá de manera temporal los bienes muebles, comprometiéndose a su protección, conservación y devolución al final de la intervención establecida según resolución.

3. Pago por supervisión técnica del nuevo gabinete.

De preferencia el traslado debe realizarse en vehículos de la institución, aunque se puede aceptar el uso de vehículos particulares del solicitante que cuente con las condiciones requeridas para su traslado.

El solicitante deberá proveer los materiales necesarios para el embalaje, en razón de la cantidad de piezas que se van a trasladar.

No se permitirá la salida de materiales cuyo embalaje se encuentre en malas condiciones.

 

ARTÍCULO 93º Traslado fuera del territorio nacional

Está prohibida la salida del país de todo bien mueble integrante del Patrimonio Cultural de la Nación, salvo algunas excepciones autorizadas por Resolución Directoral de la Dirección de Arqueología, entre las que se considera: Estudios especializados y Restauración de bienes que no puedan ser realizados en el país.[6]

 

ARTÍCULO 94º Exportación de muestras para estudios y/o restauración

Para solicitar una exportación de muestras se deberá seguir con los siguientes criterios:

a. No se deberá adeudar informes finales de intervención arqueológica o anteriores exportaciones de muestras.

  1. La exportación de muestras será aprobada por el Ministerio de Cultura, bajo opinión favorable de las áreas técnicas de la Dirección de Arqueología en coordinación con la Dirección de Museos y Bienes Muebles.
  2. La muestra a exportarse debe de ser descrita, medida, pesada y embalada en recipientes trasparentes que permitan observar el material. Así mismo se deberá especificar la cantidad de muestras que se van a exportar para cada tipo de análisis. La muestra no debe exceder de 1 a 3 gramos, o de 1 a 3 cm2. El material debe de salir del MNAAHP lacrado, y el permiso o documento de salida del país debe ser contrastadas por el Módulo del Ministerio de Cultura que opera en el o los aeropuertos internacionales del país.
  3. Está prohibido enviar la muestra de exportación, vía sistema de correo, mensajería u otros semejantes.

 

ARTÍCULO 95º

Para la exportación de las muestras o bienes para fines de estudio y/o restauración deberá entregarse la siguiente información:

1. Sustentación técnica de la imposibilidad de realizar los análisis en el Perú e indicación del nombre y lugar del laboratorio donde se realizaran los análisis.

2. Autorización de la entidad (museo, Dirección Regional de Cultura, etc.), a cargo de la custodia de la muestra.

4. Cronograma especificando la fecha de retorno de las muestras al país y su respectiva devolución a la entidad correspondiente, teniendo en cuenta que la salida de bienes no podrá ser mayor de un año prorrogable por igual período por una sola vez luego de realizar un sustento técnico.[7]

5. En caso de muestras cuya intervención fuera destructiva, y que tenga la autorización debida por parte del Ministerio de Cultura, deberá adjuntarse el acta de entrega, a la entidad competente, de una replica en yeso o silicona de cada bien exportado.

6. Comprobante de pago correspondiente por derecho de exportación.

7. Carta de compromiso de entrega de informe técnico científico y publicaciones de los resultados a la Dirección de Arqueología y al MNAAH.

En el caso que los bienes formen parte de Fondos Museográficos el pedido deberá formar parte de un PIA según lo estipulado en el artículo 87º.

 

ARTÍCULO 96º

Los informes producto de análisis deberán ser entregados por separado, para cada tipo de material, y deberán contar con los siguientes requisitos:

1. Introducción que resuma el proceso de intervención sobre el bien mueble.

2. Resultados de la intervención

3. Registro grafico y fotográfico del proceso de la intervención del bien mueble.

 

XVI. INTRUMENTOS DE GESTIóN DE LAS AREAS ARQUEOLÓGICAS PROTEGIDAS Y SUS INTERVENCIONES ARQUEOLÓGICAS

 

Artículo 97°

Los monumentos declarados como Patrimonio Cultural de la Nación que sean gestionados con fines de puesta en valor, implementación turística, y/o demás proyectos de desarrollo socio económico, deberán contar con herramientas de planificación, según sea el caso, de carácter particular y general. Todos estos instrumentos formaran parte de un sistema de gestión[8]normados y aprobados por el Ministerio de Cultura con participación de los sectores competentes correspondientes, según sea el tipo de monumento.

Estos instrumentos de planificación son aplicables sólo desde alguna de las modalidades de IA consideradas en el presente reglamento.

 

Artículo 98°

Para la elaboración de todos los instrumentos de gestión se debe seguir las pautas indicadas en el Plan Director de Gestión de las Áreas Arqueológicas Protegidas[9] o, provisionalmente hasta su implementación, las medidas que la Dirección de Arqueología considere conveniente, bajo coordinación con la Dirección de Sitios de Patrimonio de la Humanidad.

 

Artículo 99° El Plan Director de Gestión (PDG)

El Plan Director de Gestión establece los lineamientos de política y planeación estratégica, dictadas por el Ministerio de Cultura, para la gestión de un Área Arqueológica Protegida, que implica una serie de normas de observancia obligatoria para cualquier actividad que se desarrolle dentro de las Áreas Arqueológicas Protegidas y de influencia. El PDG será aprobado por Resolución Suprema.

En el PDG se incluirá la modalidad para la constitución y clasificación de un Monumento Prehispánico al declararse como Patrimonio Cultural de la Nación, pasando por razones a gestión a ser un Área Arqueológica Protegida. También dictará el marco conceptual y las políticas para la operación y mantenimiento a corto y largo plazo de dicha área.

Cada Área Arqueológica Protegida, que requiera de gestión, debe formular sus instrumentos de planificación según sus objetivos. La implementación de estos instrumentos deberá estar a cargo de una Unidad de Gestión[10]. Estos instrumentos son:

1. El Plan Maestro

2. El Plan de Manejo y Uso

 

Artículo 100° Plan Maestro del Área Arqueológica Protegida y su entorno

El Plan Maestro (PM), de cada Área Arqueológica Protegida, constituye el documento de planificación de más alto nivel para la gestión de la misma y de su zona de influencia. Los PM serán elaborados por medio de un proceso participativo y deben ser revisados cada diez años. Este documento debe estar en estrecha relación con los planes de desarrollo de los gobiernos locales.

El PM consta de proyectos sobre recursos interrelacionados de amplia base, fruto de un  proceso participativo y de la identificación de las causas y efectos, así como de las fortalezas y debilidades, que permitan coadyuvar a la mejora de calidad de vida de la población involucrada. De esta forma el PM debe permitir que el Área Arqueológica Protegida ser una herramienta que propulse el desarrollo sostenible del ámbito social del que forma parte.

El Plan Maestro deberá presentarse en formato impreso y en digital y contar con:

–       Generalidades que incluya una explicación histórica sobre la importancia del Monumento Prehispánico.

–       Diagnóstico que incluya la determinación de la situación social y natural del entorno al Patrimonio Cultural, así como el diagnóstico del Monumento Prehispánico.

–       Identificación de la problemática y sus causas, así como la formulación de los objetivos que se pretende abordar con la aplicación del Plan Maestro

–       El Plan de Ordenamiento Territorial. La Zonificación Económica, Social y Cultural del Entorno y del Monumento Prehispánico

–       Propuesta de Proyectos para un Desarrollo Sostenible del entorno del Monumento Prehispánico de acuerdo al ordenamiento territorial.

–       Propuesta de Proyectos para el Monumento Prehispánico de acuerdo al ordenamiento territorial.

–       Organización, funciones para la gestión

–       Marcos de cooperación, coordinación y participación en relación con la jurisdicción distrital, provincial y regional y sus zonas de amortiguamiento.

–       Sistema de seguimiento de cumplimiento de metas y evaluación de la inversión

El Plan Maestro será aprobado por Resolución Ministerial.

 

Artículo 101° Plan de Manejo y Uso (PMU) para cada Área Arqueológica Protegida

Se trata de un instrumento de planificación específico para el manejo, uso y mantenimiento particular de un monumento prehispánico.

El PMU debe estar enmarcado en un Plan Maestro, sin embargo, al inicio de la gestión del Monumento Prehispánico, es posible elaborar el PMU previo como un plan operativo sin contar con el Plan Maestro.

Este PMU organiza los programas y actividades específicas que requiere desarrollar la administración del Área Arqueológica Protegida para el logro de los objetivos de su creación, definiendo las metas cuantificadas y responsabilidades. Asimismo, considera el seguimiento y evaluación permanentes de las acciones ejecutadas y los requerimientos financieros.

El Plan de Manejo deberá presentarse en formato impreso y en digital y contar con la siguiente información[11]:

–       Generalidades que incluya ubicación, medio ambiente, antecedentes y una explicación histórica sobre la importancia del Monumento Prehispánico.

–       Evaluación y Diagnóstico de las condiciones actuales del Monumento Prehispánico.

–       Significado Cultural, Políticas y principios a usar en el manejo del monumento.

–       Plan de Zonificación para el uso y manejo del Monumento Prehispánico.

–       Propuesta de proyectos para el Monumento Prehispánico en un plan operativo, que además incluya las estrategias de financiamiento y sostenibilidad.

–       Estrategias generales de ejecución y responsabilidades que incluya la Organización y funciones para la Gestión, así como el sistema de seguimiento y evaluación.

–       Apéndices y documento anexos que incluya las fuentes documentales y perfiles de los proyectos.

El PMU será aprobado por Resolución Viceministerial.

 

Artículo 102° Plan de Zonificación

Se refiere al conjunto de normas técnicas estipuladas en el Plan de Manejo del monumento para regular el uso y gestión del monumento prehispánico.

Independientemente de la clasificación asignada, cada Área Arqueológica Protegida, declarado como Patrimonio Cultural de la Nación, podrá ser zonificado de acuerdo a sus características, requerimientos y objetivos de gestión. La zonificación responde a las características y objetivos de manejo de las AAP.

En los casos en que aún no se ha aprobado el Plan de Manejo de una AAP, el Ministerio de Cultura puede establecer la zonificación provisionalmente con el fin de responder a necesidades de protección y uso público si fuera necesario compatible en el área.

 

Artículo 103° Zonas de uso

Las Áreas Arqueológicas Protegidas pueden contar con las siguientes zonas de uso, sin que ello atente o haga perder la condición de intangible, inalienable e imprescriptible del bien:

1.1.   Zona de uso Intensivo, son aquellas áreas destinadas a intervenciones ejecutadas por proyectos con fines de investigación, conservación, restauración y puesta en valor.

1.2.   Zona de uso Extensivo o de Reserva, son aquellas áreas reservadas en los monumentos prehispánicos que han sido intervenidos intensamente y que deben reservarse para el futuro, en tanto se desarrollen nuevas técnicas de investigación;

1.3.   Zona de Uso Restringido o Especial, áreas con usos no recomendados para el patrimonio, pero que deben mantenerse por corresponder a derechos pre-existentes, condicionado a la no afectación del monumento. Cualquier actividad en esta zona no deberá poner en riesgo la integridad estructural y/o arquitectónica original del AAP.

1.4.   Zona de Uso Público, son espacios para el uso público, ligado al turismo, que se destinará, para actividades como la recepción de un turismo de bajo impacto, construcción de infraestructura menor y sólo necesaria para la administración, estudio y exposición del AAP; de ser necesario se deberá considerar la ejecución previa de una IA para evaluar el terreno. Esta zona de uso debe ser planteada en la Zona del Marco Circundante.

 

En los casos que se requiera, la legislación también contemplará la protección de los espacios exteriores al Área Arqueológica Protegida, zonas que por su naturaleza y ubicación requieren un tratamiento especial y deberá gestionarse su inclusión dentro de ordenamientos territoriales de gobiernos locales. Estas zonas son:

1.5. Zona de Amortiguamiento, es un área alrededor del bien cuyo uso y desarrollo están restringidos jurídica y/o consuetudinariamente a fin de reforzar la protección de un bien patrimonial, cuando la conservación adecuada así lo requiera. La propuesta de inscripción deberá contener detalles sobre la extensión, las características y usos autorizados en la zona de amortiguamiento.

1.6. Zona de Influencia, es el espacio que sin ser portador de un valor cultural ejerce una influencia directa sobre la conservación y valoración de áreas que si la poseen.

 

Estas zonas deberán ser establecidas en el Plan Maestro del Área Arqueológica Protegida. En los casos que no se cuente con un Plan Maestro aprobado, el Ministerio de Cultura puede establecer provisionalmente las zonas de amortiguamiento mediante Resoluciones Viceministeriales.

 

Artículo 104°

El Plan de Zonificación deberá presentarse en formato impreso y en digital y contar con la siguiente información:

a) Expediente técnico del Plan de zonificación, que incluya:

– Reseña breve sobre la ubicación, antecedentes y descripción del monumento arqueológico a zonificar

– Exposición sobre la propuesta de zonificación que considere los principios propuestos en el artículo 103°.

b) Plano de zonificación, donde se incluya las zonas propuestas diferenciadas. Se podrá hacer uso de herramientas de diferenciación por color y otros con el fin de que dicha zonificación sea de fácil lectura.

Artículo 105°

El Plan de Zonificación será aprobado por Resolución Viceministerial del Ministerio de Cultura y gestionarse su reconocimiento en el Plan de Zonificación de los gobiernos locales.

 

ARTÍCULO 106º Plan de Mitigación

El plan de mitigación son todas las medidas y acciones planeadas e implementadas ante cualquier afectación sobre un bien considerado Patrimonio Cultural de la Nación. En los informes finales de PIA, según sea el tipo, deberá presentar un Plan de Mitigación que considere los siguientes aspectos:

  1. Tipos de Impacto: Se entiende como impacto arqueológico a las situaciones causadas u  originadas por acciones y/o actividades, de cualquier magnitud e índole que pueden afectar la integridad física y/o visual de un monumento arqueológico. Se da como  consecuencia de la ejecución de un proyecto de desarrollo, actividad productiva  y/o obras de ingeniería en el área de influencia del monumento
  2. Medidas de Mitigación: Comprende un conjunto de acciones técnicas orientadas a la protección y conservación de un monumento arqueológico, de acuerdo a los resultados de la evaluación de impactos efectuada. Estas pueden ser:

b.1.- Preventivas: Con fines de prever la afectación de un monumentos arqueológico.

Se considera la ejecución de:

– Delimitación física con hitos y señalización de los mismos,

– Presentación de Planes de monitoreo arqueológico,

b.2.- Definitivas: Referidas a las acciones técnicas encaminadas a la recuperación y conservación parcial y/o total de evidencias arqueológicas, por casos de afectación de obras ineludibles por cuestiones técnicas y/o de interés nacional u otros factores, por lo que se considera la ejecución de:

– PIA de Excavación Intensiva en la modalidad de rescate.

b.3.- Compensación: Medidas conducentes a reparar, en mayor y mejor medida, los impactos ocasionados a un monumento arqueológico y la aplicación de su medida de mitigación correspondiente. Se considera la ejecución de:

–      Proyectos de investigación, conservación, restauración y puesta en valor del monumento remanente u otro,

–      Publicaciones,

–      Programas de difusión a la comunidad,

–      Exposiciones museográficas y

–      Otras medidas que el Ministerio de Cultura estime técnicamente apropiadas.

 

ARTÍCULO 107º

Como medida de mitigación los Proyectos de Evaluación, Programas Integrales de Investigación, los Proyectos de Puesta en Valor y si fuera el caso los Planes Integrales de Monitoreo, quedan obligados a la elaboración del expediente técnico de delimitación del monumento arqueológico intervenido, así como su demarcación física con hitos y señalización con paneles o letreros. A los otros tipos de Intervenciones Arqueológicas se le podrá solicitar una propuesta de delimitación del monumento.

XVII. DE LOS CERTIFICADOS DE INEXISTENCIA DE RESTOS ARQUEOLÓGICOS (CIRA) Y DEMAS AUTORIZACIONES DEL MINISTERIO DE CULTURA

ARTÍCULO 108º

El Ministerio de Cultura como medida de protección del Patrimonio Inmueble certificará previamente toda área solicitada para obra pública o privada. Es nula la licencia municipal  u otro documento que carezca de dicha autorización, sin perjuicio de las responsabilidades administrativas, civiles y penales que correspondan.[12]

Para lograr tal cometido, el Ministerio de Cultura emitirá el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) a los espacios libres de bienes patrimoniales inmuebles. No se puede emitir el CIRA de algún área reconocida o que se presuma como Patrimonio Cultural de la Nación.

 

ARTÍCULO 109º

El Ministerio de Cultura podrá expedir el CIRA de las siguientes maneras:

a)    De manera directa cuando el área sea menor de veinte (20) hectáreas, o en el caso de obras expresadas en medidas lineales que sean menores a veinte (20) kilómetros. Este trámite deberá iniciarse en la sede del Ministerio de Cultura, que competa su jurisdicción, quien estará a cargo de la supervisión de campo y la emisión del CIRA.

b)    Para áreas mayores al numeral anterior, o cuando existan evidencias arqueológicas, será obligatorio presentar previamente, al trámite del CIRA, un PIA a la sede central del Ministerio de Cultura, quien evaluará el proyecto, en coordinación con la Dirección Regional de Cultura respectiva, quienes estarán a cargo de la supervisión de campo. Luego de la aprobación, del Informe Final del PIA, por Resolución Directoral de la Dirección de Arqueología se podrá tramitar el CIRA.

c)    Los proyectos de inversión pública declarados expresamente por Decreto Supremo de necesidad nacional y/o de ejecución prioritaria, no requerirán una intervención arqueológica previa para la tramitación del CIRA, gestionando su obtención en la sede central del Ministerio de Cultura, la cual estará sujeto a una supervisión de campo y a la presentación de un Plan de Monitoreo arqueológico.

 

ARTÍCULO 110º

Para los proyectos de inversión pública, así como aquellos declarados de necesidad nacional y/o de ejecución prioritaria, que se ejecuten sobre infraestructura moderna preexistente, no será necesaria la expedición del CIRA, sólo la presentación de una solicitud de Supervisión y Evaluación Técnica de campo y un Plan de Monitoreo Arqueológico.

La Dirección de Arqueología efectuará la Supervisión y Evaluación Técnica de Campo con el fin de verificar la preexistencia de la infraestructura y la inexistencia de restos arqueológicos, antes de la aprobación del plan de monitoreo propuesto.

En ningún caso se contemplará la aplicación de estos procedimientos excepcionales, considerados para los PIP, en obras a ejecutar en posesiones informales ubicados en áreas que involucren monumentos prehispánicos. Para tal caso, el Ministerio de Cultura sugerirá una de las modalidades de intervención arqueológica estipulados en el presente reglamento.

ARTÍCULO 111º

Toda solicitud de CIRA deberá expresarse y representarse en unidades de medida de acuerdo a la naturaleza de la obra:

a) para el caso de líneas de transmisión eléctrica, de colocación de tuberías de agua y desagüe, canales y obras lineales semejantes, deberán expresarse longitudinalmente utilizando como unidad de medida el metro (m.) y/o kilómetro (Km.), indicando su respectiva franja de servidumbre.

b) En el  caso de predios, áreas de concesión minera, represas, carreteras, gasoductos y demás obras cuyas medidas puedan ser expresadas en áreas, se deberá utilizar el metro cuadrado (m2) y/o la  hectárea (Ha.) como patrón de medida, que incluye  el perímetro correspondiente.